jueves, 26 de enero de 2012

el nido de las águilas

año 1968. 158 minutos. Inglaterra. director: brian hutton. guión y novela de alistair mclain. Interpretes: richard burton, clint eastwood, mary ure, patrick wimark, michael hordern, peter barckworth, derren nesbit.
cine bélico. Sinopsis: En plena Segunda Guera Mundial, John Smith (Richard Burton) encabeza un grupo de élite en una misión que debe infiltrarse en las líneas enemigas alemanas con el objetivo de rescatar a un general americano, prisionero de los nazis, antes de que divulgue los planes de la invasión aliada en Normandía.
 El productor Elliott Kastner había quedado muy contento con el resultado de “La espalda contra el muro” que un año antes había dirigido Brian G. Hutton por lo que fue de nuevo elegido para que adaptara otro de los grandes éxitos del escocés Alistair MacLean que por aquel entonces estaba en pleno auge tras dos éxitos como “Los cañones de Navarone” y “Estación Polar Zebra”.

En este caso con un importante presupuesto y dos estrellas de primer nivel como Richard Burton y Clint Eastwood podemos decir que el objetivo se cumplió con creces y aunque fuera marginada como casi siempre por los eruditos y expertos del cine al público le gustó bastante (en Estados Unidos y Reino Unido sigue siendo una película muy valorada).

Y coincido con otros usuarios que afirman que existen demasiadas fantasmadas. Por eso me quedo con la primera hora y media hasta después de la tertulia en el salón del castillo, a partir de ahí viene un desenfreno apasionante pero que es abusivo y termina por cansar un tanto. A Hutton se le fue el gatillo obviamente y nadie en su sano juicio podrá negarlo.

Además es curioso que a pesar de que dure dos horas y media la película no consigue profundizar en los personajes apenas nada por lo que su metraje a todas luces es excesivo.

Tampoco está nuestro querido Clint Eastwood muy bien la verdad (mil veces peor que un año después en “Los violentos de Kelly” del propio Hutton.) Eso sí Richard Burton está de cine y se come a Eastwood crudo. Algunos muy buenos secundarios pero desaprovechados.

Pero si por algo nos encanta esta película es desde luego por toda la puesta en escena; ver esos uniformes alpinos, paisajes nevados, aviones de camuflaje, castillos inexpugnables, teleféricos imposibles, dobles agentes, helicópteros nazis... Maravilloso el despliegue de detalles que impulsó para que unos informáticos enamorados de esta película realizaran el más famoso vídeo juego español: “Comandos”.

Y que decir de esa fantástica música del compositor británico Ron Goodwin que no tiene desperdicio. Soberbia.

Una de las grandes películas de acción de todos los tiempos muy influida por la década Bond de los años sesenta y que como este tipo de películas es ya imposible que podamos encontrarlas dentro de nuestras carteleras debemos reivindicar más que nada porque el cine de entretenimiento con calidad parece que es una utopía por lo que al menos siempre nos quedará el DVD.
 Confieso que soy aficionado al cine bélico. Me parece uno de los géneros más cinematográficos.
Esta película mezcla dos subgéneros: el de espionaje y el de los comandos. Por lo tanto, sigue a rajatabla las normas establecidas: paisaje desafiante –si es nevado o desértico, mejor que mejor–, traiciones y fuegos artificiales.
Problemas: un guión interesante pero servido en bruto, sin pulir; y también se pasan con la pólvora. La primera parte está muy bien: nos introducen con buen ritmo, hay una mujer misteriosa que al principio parece que está metida con calzador pero que luego tiene su justificación, el guión tiene giros sorpresivos... Pero a partir de la escena en el salón del castillo, en la que ya se empieza a trasroscar la tuerca, la dinamita empieza a fluir sin control, las balas sólo alcanzan a los nazis –incluso cuando Eastwood empuña dos ametralladoras a la vez, desequilibrado y con los ojos cerrados– y la planificación de la huida es tan impecable que mosquea. A pesar de todo, el ritmo de las persecuciones es bueno y hay tres o cuatro vuelcos de coches realmente espectaculares.

Conclusión: un buen entretenimiento para una tarde ociosa de domingo, pero se podría haber mejorado mucho simplemente acortando metraje, dosificando las explosiones y depurando el guión. Aunque si no has visto "Los cañones de Navarone", yo te la recomendaría como preferible opción.

Una curiosidad: tuvieron que pagarle un plus a Eastwood para que aceptara salir por detrás de Richard Burton en los créditos.

Durante la segunda guerra mundial, un comando de élite trata de liberar de las garras de la Gestapo a un supuesto general americano. Sólamente el teniente americano Schaffer (Eastwood) y el mayor Smith (Burton), junto con Mary Ellison (Mary Ure) y Heidi (una provocativa Ingrid Pitt) consiguen salir ilesos. Es un film de un tiempo trepidante, aunque sin embargo es bastante superficial e inverosimil, con lo cual pierde el efecto emocional.

Eso sí, entretenida 100 %. No se hace pesada en ningún momento a pesar de sus más de dos horas y media de duración.

Las escenas de acción fueron filmadas de forma espectacular (en especial la del teleférico) por Arthur Ibbetson y H.A.R. Thompson.

La película se salva gracias a las buenas interpretaciones de Eastwood y Burton. Allistair MacLean (Los cañones de Navarone) adaptó su propia novela para el cine.

Excelente música heróica de Ron Goodwin (La batalla de Inglaterra) y decorados (fue filmada en un castillo de verdad del S. XVI)

Si algún día quisieron ver una mezcla de James Bond y El hombre sin nombre en los alpes bávaros durante el tercer Reich, está es su peli.

No sobran escenas en ningún momento. Pura acción de la buena y entretenimiento asegurado.
Película trepidante, espectacular, llena de sorpresivas revelaciones sobre espías que son lo que parecen y otros que resultan ser dobles agentes. Asalto a una impresionante fortaleza llena de soldados nazis (y algún jefazo entre ellos), que mueren como chinches merced a las ametralladoras que manejan con singular maestría Richard Burton y Clint Eastwood (principalmente), y a los mortíferos explosivos que no se sabe de qué saco extraen, pero que nunca se acaban. No ya como los míticos héroes griegos, sino como invencibles James Bonds por duplicado...aunque sin el erotismo que suele acompañar a las películas del famoso 007. Estupenda película para los que disfrutan con fantasiosas aventuras, pero inverosímil y -sobre todo- larguísima para los que nos complacen más otros géneros.
. Brian G. Hutton cuenta desde un principio con varias cosas a su favor, el paisaje nevado, la buena ambientación, los dos protagonistas estelares, el argumento y su forma narrativa, nada de eso se le reprocha, pero más tarde, cuando la cinta pasa la hora y vemos que sus planes resultan impecables realmente desafían al espectador, incluso los vemos intactos, demasiadas explosiones, y el guión lleno de altibajos, esto es todo lo que puedo decir en contra.
Cuando un filme demora más de 2 horas, este tiempo debe justificarse. Los 155 minutos de esta magnifica cinta lo están. Una pelicula donde se entremezclan la acción, los paisajes hermosos, como esas imagenes tan bien logradas de los alpes bávaros, y la sensualidad (si, la recientemente fallecida Ingrid Pitt está de campanillas). La trama es tildada muchas veces de inverosimil en ciertos pasajes, pero el cine es un mundo de fantasía, por lo que podemos obviar el detalle. Excelente dirección de Brian G. Hutton (que tuvo un accidente durante el rodaje). La dirección de la Segunda Unidad, en manos del eficiente ex-cowboy Yakima Canutt. Un buen elenco y entretención a todo trapo. La musica de Ron Goodwin muy bien y la fotografía espectacular.
 Este film que sin duda es la mejor cinta y la mas conocida del director Brian G. Hutton mezcla géneros que es como se desarrolla esta trama. Entre el suspense la acción y el thriller, esta película nos ofrece una de los primeras actuaciones del grandioso Clint Eastwood.
video
 No es que me flipe en demasía el cine bélico. Pero hay que reconocerle sus méritos a esta película. Cómo dije anteriormente, le sobra metraje, y no es nada creible. En cuanto a los pros, entretiene, buenas actuaciones, escenarios muy cuidados, vueltas y revueltas en el guión, mezcla de espionaje y cine belico de acción cien por cien. La huída dura 1 hora exacta, y es imposible apartar los ojos de la pantalla. El final te sorprende muchísimo. Creo que sin quererlo esta peli sobrepasa el género bélico, para ser una de las pioneras del cine de acción américano, que se basarón en esta genial película, para sacar ideas de lo que llamamos cine de evasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario