sábado, 30 de junio de 2012

una gota de sangre para morir amando

año 1973. 100 minutos. director: eloy de la Iglesia. España- Reparto: christopher mitchun, sue Lyndon, jean sorel, ramon pons, charlie bravo.
sinopsis: Una serie de crímenes aterroriza a la ciudad mientras Ana, una enfermera, atiende a sus pacientes del Gran Hospital. Las víctimas son siempre jóvenes con problemas. Un día, David, un joven delincuente, conoce casualmente a Ana

 A principios de los setenta eran pocos los que pudieron disfrutar de "La Naranja Mecánica" y todo el morbo que llevaba a rastras, dentro y fuera de las pantallas. Entre ellos José Luis Garci y que admitió no estar muy convencido de su visionado. Pero no fue excusa para que colaborara como guionista en este extracto del molde del film de Kubrick dirigido dos años antes.
Pieza retro, con algun que otro elemento de caspa, "Una gota de sangre..." puede apreciarse como una película simpática y bienintencionada, pero algo lenta y, naturalmente, oportunista. Es admirable su pretensión en un país donde el "libertinaje" en las artes estaba aún por llegar, aunque sus resultados llegan a ser un mero producto soft-erótico de base. No hacen falta referencias kubrickianas; a "Lolita", aparece Sue Lyon; también apreciamos un ejemplo en la familia asaltada por unos vándalos mientras ven "La Naranja Mecánica". Demasiadas alusiones cinéfilas en un film que, desnudándolo y volviéndolo a modelar, hubiera quedado mejor que no calcado y manoseado.
 No es una joya perdurable del cine, está claro, pero merece un visionado, aunque solo sea por curiosidad. El objetivo de mi crítica es el de dar una visión alternativa a las que aquí se han enunciado, que creo yo que se pasan un poco.
En primer lugar, y esto va para los naranjeros mecaniqueros, antes de ver la película, que se enteren de una vez de que no es un remake ni nada por el estilo de La naranja mecánica: "Una gota de sangre..." cuenta la historia de una enfermera asesina. Digo esto antes de empezar porque estoy convencido de que un amplio porcentaje de las personas que han votado esta película son hinchas de La naranja, expertos en Tarantino y cuatro cosas más, su película favorita es Pulp fiction, Malditos bastardos o Four Rooms y dicen odiar el cine español porque "siempre hacen lo mismo". A todos ellos, que seguramente no sepan ni quién es Eloy de la Iglesia, a todos ellos les digo que no vean la película, por más que en algún blog o algún sitio por casualidad hayan leído sobre ella. No la veais y ahorraros el 2 o el 1.
La película ya de entrada es una rareza, y da repelús al ver nombres como José Frade o Jose Luis Garci en los créditos. Parece tan solo una basura comercial de la época y la verdad es que empieza bastante mal. Si sobrevive al primer cuarto de hora, el espectador empezará a ver puntos de interés. Está claro que no es la mejor película de De la Iglesia, pero es entretenida, tiene dinerillo y está guay: es gracioso cómo se plantea el futuro, cómo se mezclan las cosas rancias de la época con un posmodernismo pretendido bastante entrañable, ¡se trata de un futuro analógico en el que tiene continuidad la religión y no se sabe qué es el cannabis! Más allá de la fantasmada del futurismo y de las referencias a otras películas, la película presenta por primera vez aspectos que serán recurrentes en el cine de su director: el prostituto, el homosexual, la violencia (planos detalles de jeringuillas en brazos, jeje) ... tratados con bastante osadía. Sue Lyon no hace un papelón, pero también mola ver su interpretación de distintos roles para ligar. La estética está lograda.
No se trata de la peor película del cine español, sin duda alguna, pero sí una de las más curiosas y especiales. La realización (sí, torpe, chapucera, bla bla bla) es efectiva y la forma de rodar -a pesar de los tics de la época- bastante interesante, sobre todo en las secuencias de acción: ¡hay hasta una persecución!
No es Kubrick, es Eloy de la Iglesia, y ésta una película con intenciones comerciales de 1973 (una época en la que la libertad de expresión estaba bastante restringida), entretenida y con elementos de culto, un anticipo de la obra de un director que apenas tres años más tarde se revelará como uno de los más comprometidos e interesantes del cine español.
 No, no estamos ante una obra magna, lo que se cuenta, visto hoy en día por ese espectador embotado por la ingente y hasta casi diría desnaturalizadora, disponibilidad de películas a golpe de click, no dudara en machacarla inmediatamente como una mala copia cañí de "La naranja mecánica", e incluso hacer chistes con que detrás del guión este Garci (entre otros, también Antonio Fos), un tipo que parece ser queda muy cool darle caña, lo cual a mi juicio es una paletada de tomo y lomo (remember "El crack 1 y 2", parece ser que antes de que entregue la cuchara Alfredo Landa, está proyectado rodar una tercera parte), no seré yo el obtuso que pretenda convencerles de que si deciden verla, encontraran una obra maestra.

Ahora bien, si nos situamos en el año que vio la luz (1973), en el hecho de que "La naranja mecánica 1971" no se estreno en España hasta después de la muerte de Franco (cine Cid Campeador de la calle General Mola – actualmente Príncipe de Vergara - de Madrid, casi 1 año en cartel, y largas colas, unos, cinéfilos, y los mas, en busca de esos desnudos tan ansiados por los reprimidos españolitos de la época), la cosa cambia, para los numerosos espectadores (estreno, reestreno, sesión continua, y cines de verano, omnipresente), que durante esos 2 años antes del estreno de la de Kubrick, y no teniendo ni zorra idea de que esta existiera, hasta la referencia que se hace de ella cuando Chris Mitchum y sus muchachos asaltan la casa en la que la familia veía un reportaje en televisión (el cinéfilo de a pie más avanzado se enteraba de lo que se cocía a través del Fotogramas – al que muchos se acercaban por las señoritas de muy buen ver y ligeras de ropa que embellecían sus páginas, cuantos cinéfilos salieron de ahí, pero bueno, esa es otra historia), la historia tenía su interés, y entretenía e inquietaba con esa mezcla de ciencia ficción, denuncia social, morbo, terror psicológico, y los vaciles habituales de Eloy de la Iglesia (los homoeroticos no pueden faltar), con un futuro de estética setentera, y hasta su poquito del hijo de Robert Mitchum pintándola con una preciosa Bultaco (de obligada visión las escenas de persecución coche/moto por las obras de la futura M30 madrileña en "Un verano para matar 1972" de Antonio Isasi-Isasmendi, también con Mitchum al manillar).
me encanta este detalle de la peli, sue lion leyendo a nabokov.

 Si con Red Hill dije que comenzaba fuerte el 2011, Una gota de sangre... impulsa el año cinematográfico a cotas más altas. Es muy pronto para hablar pero creo que este film va directo para el Top 5 Cine Clásico. Ya veréis, ya...



¿España?, un futuro no muy lejano. Noche tras noche un misterioso asesino ejecuta  hombres jóvenes, mientras David (Chris Mitchum) y su banda se dedican a llevar el caos y la violencia allí por donde van.
Ajena a todo esto, Ana (Sue Lyon) sigue dedicándose a los enfermos en su puesto de enfermera en un hospital donde experimentan con la modificación del comportamiento humano. Pronto las tres historias serán una.


Una gota de sangre para morir amando también conocida como Murder in a Blue World, Clockwork Terror o jocosamente como la Mandarina Mecánica, es un trabajo fruto de la labor de 3 gigantes del cine made  in Spain.
Corría el año 1971 cuando Stanley Kubrick estrenó su polémica obra maestra La Naranja Mecánica, en España fue censurada por su contenido violento pero Eloy de la Iglesia (El Pico, La estanquera de Vallecas) decidió que los españoles no se quedarían sin ver una fábula sobre la violencia y la serviría bien masticada para una fácil digestión. Con un guión en el que colabora José Luis Garci (que antes de dirigir se dedicó a publicar relatos de ciencia ficción) de la Iglesia llevo a la pantalla esta peculiar historia mezcla de ciencia ficción, giallo y elementos claramente sacados de la obra Kubrickiana.
Dirigida de una manera muy eficaz y echando mano de recursos visuales muy utilizados en el giallo como encuadres atrevidos o mucha cámara en mano y subjetiva.


Para poder realizar la película se necesitaba pasta (y un par de cojones bien grandes) y de eso se encargó: José Frade!!!. Además se contó con el trabajo de Sue Lyon, conocida por su papel de Lolita en la adaptación del omnipresente Kubrick, y de Chris Mitchum, hijo del mítico Robert Mitchum.
Contiene escenas "inspiradas" en La Naranja Mecánica y una moraleja calcada (más cañera y evidente) pero regado con una buena dosis de giallo que convierten este film en algo más que una exploitation psicotrónica.
Según parece Garci es el responsable de los guiños a la obra de Kubrick como el hecho de que la familia asaltada por la banda de David se dispone a ver en la TV A Clockwork Orange, o Sue Lyon leyendo Lolita.


En cuanto a producción la peli no esta mal, con elemento si bien no muy originales pero que dan el pego (los monos de cuero de la banda) y es un ejemplo más de ese retro-futuro setentero que hemos visto en cantidad de ocasiones pero con aportaciones patrias como los anuncios de slips (escena 100% Ken Russell) o los mensajes del gobierno, que por desgracia no eran ficción sino la pura realidad de la España del 73.
También merece la pena mencionar esos apuntes de como seria el "Regimen" en el futuro y como muestra ahí tenemos esa imagen con la versión futurista del siniestro aguilucho.
En fín, Una gota de sangre para morir amando (vaya titulito) es una película que no es genial pero merece mucho la pena ver y nos demuestra que hubo una época en la que la gente del cine español le echaba huevos al tema
video
 
Son fanático del buen eloy de la iglesia... y digo del bueno, porque en su filmografía hay mucha mediocridad, pero aquí estaba en sus mejores años. La película es un calco de la naranja mecánica, y mezcla la historia de la enfermera para hacerlo diferente. El caso es que tiene la película muchos detalles interesantes, ¿ quién no se dejaría engañar por un ángel? me gusta mucho este film, para mí gusto, el mejor en la filmografía de eloy de la iglesia, un hombre que cómo jess franco, nadaba contra corriente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario