jueves, 24 de noviembre de 2011

the squid and the wale

año 2005. usa 88 minutos. director: noah baumbach. reparto; jeff danniels, laura linney, jesse eisenberg, owen kline, halley feifer.
sinopsis: Park Slope, Brooklyn, 1986. Cuando Walt Berkman, un influenciable chico de 16 años, finge que es suya la canción de Pink Floyd "Hey You" y la canta en un acto del instituto, tenía muy claros sus motivos. "Sentía que podía haberla escrito yo, así que el hecho de que ya estuviera escrita no dejaba de ser un mero tecnicismo." Al mismo tiempo, su hermano Frank, de doce años, bebe cerveza y habla sin pudor de la vida sexual de su madre. Ambos simplemente reaccionan ante la bomba que ha estallado en el seno de su apacible vida familiar: sus padres, Bernard –otrora un prometedor escritor y ahora un profesor de mediana edad- y Joan –una prometedora escritora que va a publicar un libro- anuncian que se separan. Los cimientos familiares se tambalean. Walt y Frank se enfrentan a lo que es repartirse los fines de semana y al desbarajuste de pasar una noche con uno y otra noche con otro. Los niños tienen que lidiar con los sentimientos confusos y contradictorios que experimentan como consecuencia del repentino fracaso matrimonial de sus padres.
Estupendo drama agridulce dirigido y escrito (en plan medio autobiográfico) por Noah Baumbach, hasta ahora solo conocido por ser uno de los sidekicks de Wes Anderson.

La película puede tener al principio un par de cosas un poco más burdas, como la diferenciación que se hace entre los dos hermanos y a qué progenitor prefiere cada uno (por ejemplo con las escenas de tenis o con lo de quién acompaña a su padre a aparcar, quizás demasiado simplista), pero luego es una descripción de personajes soberbia, que muestra como cambia la vida de cada miembro de la familia después de la separación. No en vano amasó premios al mejor guion por doquier, que incluyen los de varias asociaciones de críticos y etc, etc. Es un guion cómico y triste a la vez, emotivo y sobrio, entrañable y cruel, y que sobre todo representa a todos los personajes de una manera realista pero ácida también, mostrando sus aristas y siendo inmisericorde con todos ellos. La ambientación también es muy apropiada, sobre todo por la austera aunque cuidada estética de la película (así en plan otoñal y un poco nostálgico pero sin pasarse, que esto no es Lawrence Kasdan, por favor) y por el repertorio de canciones de la época. El papel de Jeff Daniels lo iba a interpretar inicialmente Bill Murray, y aunque Jeff Daniels esté realmente estupendo (así como Laura Linney y en general todos los demás) es una crueldad privar al mundo de lo que hubiera podido hacer Bill Murray con el personaje.

Genial. De lo mejor que he visto últimamente. Me estaba durante toda la película recordando a los escritos del autor de culto J.D. Salinger, Hasta que vi los créditos finalesy caí en la cuenta de que la ha producido Wes Anderson. Ahí comprendí todo.

La historia del chaval que dice haber compuesto Hey you de pink floyd y las conversaciones son de lo mejor que he visto últimamente.


Como muestra un extracto en el que padre e hijo hablan sobre su profesor de tenis:


- Iván está bien, pero no es un tipo serio. Es un filisteo.
- ¿Qué es un filisteo?
- Es un tipo que no se preocupa por libros... ...o películas o cosas interesantes. El hermano de tu madre Ned también es un filisteo.
- Entonces yo soy un filisteo.
- No. A ti te interesan los libros y cosas. Como cuando vimos The Wild Child.
- Esa película le gustó a mucha gente. No, yo soy un filisteo.
 Noah Baumbach es un nombre muy ligado al de Wes Anderson, ese director que hoy goza de la simpatía de tanta gente y es reconocido por construir personajes interesantes, únicos y algo locos o afectados. Será difícil saber, con apenas una película vista de este señor Baumbach, quién ejerce influencia sobre quién, siendo que “The Squid and the Whale” podría pasar por un filme de Anderson talvez más y personal. En algún momento Baumach se le acercó a Anderson con guión en mano para que éste dirigiera la película, pero el director de “The Darjeeling Limited” y “The Royal Tenenbaums” insistió que, debido a la dimensión tan personal de los sucesos relatados, fuera Baumbach quien la dirigiera, limitándose él a fungir como productor.
Baumbach, co-guionista de “The Life Aquatic with Steve Zissou” y de “Fantastic Mr. Fox”, presenta una historia interesante, de temáticas y humor adultos, personajes inteligentemente construidos y tintes autobiográficos sobre una familia que intenta sobrevivir el divorcio de unos padres (Jeff Daniels y Laura Linney) impulsivos, caprichosos, competitivos e irresponsables. Menos mal que Bill Murray declinó el papel principal y entonces Daniels le entró al quite, porque hubiera sido demasiado poco original por parte de Baumbach contar con el mismo actor que Anderson.
En el reparto hay otros nombres interesantes como la hermosa y sexy actriz canadiense Anna Paquin (“True Blood”, “X-Men”), el cara-de-tonto William Baldwin y los niños Owen Kline y Jesse Eisenberg, quienes están simplemente excelentes.
No es nada extraño que la película haya sido nominada al Óscar como Mejor Guión Original, pues tiene una trama inteligente, profunda y entretenida que trata con situaciones complicados pero nunca se siente pesado. Con apenas 6 películas como director, Baumbach también levanta la mano para desempeñarse como tal. “The Squid and the Whale” fue todo un éxito tanto en nominaciones, premios y recepción de la crítica.

He aquí una película que no sufre de un vacío existencial, una obra maestra llena de contrapuntos y con una historia común para cualquier hogar.
Una muestra magistral de las virtudes de los dos actores escogidos para protagonizar. Particularmente la Sra Laura Linney es de mis actrices favoritas, es de esas mujeres que traspasan la pantalla y llegan a conmover las fibras más íntimas del espectador de turno. Jeff Daniels ha tenido papeles muy estúpidos (como el de Dumb and Dumber, lógico por lo que la película representa) pero realmente es un gran actor que cuando consigue un papel serio logra destacarse y hace lucir a sus compañeros.
Las interpretaciones de los adolescentes son soberbias, no se achican ante estos dos grandes, y de algún lugar logran sacar valor y en algunos momentos (yo diría que en varios) se devoran la película. La edad de la inocencia de estos chicos se ve perturbada por la situación conyugal. Tienen unos padres bastante liberales, resultan hippies para una época anacrónica... escritores, cliché típico de muchos de éstos.
La película es bastante pequeña, su historia es amplia y es la que engrandece al filme, que se magnifica por la calidad de los sujetos que la llevan adelante, sin esta clase de actores sería difícil montar una película de estas características.
La clase de drama agridulce que plantea el filme es lo que hace que me quede tranquilita sentada frente a la teve, mientras tanto mi mente es la que se moviliza, pues esta clase de historias me deja pensando.
No sólo es difícil ser adolescente, ya que de por sí genera millones de dilemas existenciales dignos de una edad complicada. Tener padres como éstos debe ser bastante duro de aceptar, gente compleja y problemática, parejas que un día se aman y al otro se odian. Un adolescente no comprende bien ciertos avatares de la vida, y los púbers de este film parecen rebelarse ante la falta de atención de sus padres, algo extirpado de la realidad de cualquier familia con problemas, no se exagera en ésto, eso es muy importante.
Si uno se detiene un poco a mirar la vida de los demás, notará que historias como éstas abundan, en Brooklyn y en cualquier parte. Con sólo mirar al lado nuestro nos encontraremos con un drama similar al que la película plantea.
Un punto favorable del filme es la banda sonora, pues la grandiosa canción de Pink Floyd nos hará estremecer en más de una oportunidad. Los diálogos son otro punto a destacar, la inteligencia del guionista y director se aprecia desde el vamos.
La historia en juego pone en jaque a aquellos padres encargados de organizar la educación de sus hijos, y deja en evidencia a ciertos adolescentes rebeldes que ponen en marcha el plan universal de llamar la atención a cualquier costo, sin medir las consecuencias que éstos pueden generar.
Se nota que me encantó, pues no le encontré falencias, sino todo lo contrario. Además a mis ojos le vino muy bien ver este tipo de planteos dignos de la cotidianeidad.
video
 
grandisima película. Quizás muchos digan que es una conducta irreal, y muy americanizada la de estos padres divorciándose.  Pero esto es cine, my friends, desde cuando hay que ponerle barreras mentales, a la fábrica de los sueños, la realidad supera a la ficción, eso es mi teoria.
para empezar genial, reparto, cuando lo ví, me eche las manos a la cabeza, alec baldwin! jeff danniels! el de dos tontos muy tontos, haciendo de intelectual, la tía del show de truman... que podía salir de ahi??? pues un cocido de situaciones maravilloso, con muchos mátices, que hay que ver con un segundo visionado.
Los chavales, son los verdaderos protagonistas de esta película. Vemos en ellos, los cambios, uno tira para su madre, y otro para su padre, pero ninguno de los dos, está en sus cabales, y de una manera u otra, esta dualidad les afecta.
uno haciendose pasar por intelectual, como sus padres, cuando en realidad es un mediocre, que plagia temas de pink floyd, y dice leer la metamorfosis de kafka, para meterse en las bragas de las chavalas.
Y el otro un pajero, que tira su semen, a la taquilla de la chica que le gusta, mientras bebe whiskhey, los dos chavales, están geniales.
En definitiva, muy recomendable esta película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario