domingo, 23 de septiembre de 2012

los mercenarios 1

Usa. 2010. 100 minutos. acción. Director: sylvester stallone. Reparto: Syvester stallone, staham, li, lundgren, couture, austin, crews, bruce willis, micki rourke, giselle itie.
Sinopsis: matar, matar y matar.
Un grupo de mercenarios es contratado para infiltrarse en un país sudamericano y derrocar a su despiadado y corrupto dictador. Una vez comienza la misión, se percatan que las cosas no son lo que parecen y se verán atrapados en una telaraña de engaño y traición. Con su misión frustrada y vidas inocentes en juego, se tendrán que enfrentar a un reto aún más difícil; salvar la unidad de su grupo y la amistad que les une tras largos años de lucha ( el guión lo escribió Sly en una servilleta)
Una caca, cuando es de luxe, deja de ser una caca. Disimula su esencia en la textura y el olor, incluso a veces... en su sabor. Se distingue un trabajo añadido, creando un envoltorio delicioso que, en la mayor parte de las ocasiones, trabaja como un potente imán que llama nuestra atención. The Expendables es la peli de acción del año. Nolan, Di Caprio, y sus secuaces, podrán dormir con la conciencia tranquila. Están a años luz de esta cinta. Los dos minutos de cháchara parvularia entre el Chuache, el Güilis y el Rambo, valen más que cada uno de los 148 minutos de Origen (Inception) que me tuve que tragar. Es lo que pasa cuando compites contra gamberros: no tienes nada que hacer.

Como ya habreís leído... esto no va de argumento. Esta peli va de ver compartir planos a tíos míticos del cine de reparto. No estaban todos, Chuck por ejemplo, andaba ocupado inseminando enterito un hospital de donantes tailandés (incluído al personal), porque si no, él mismo se bastaba para asaltar esa minúscula isla extranjera y bárbara allende los mares.
Ver cómo se gira Schwarzenegger cuando sale de la habitación, todo un homenaje a su cine, contemplar esos primeros planos de "la bestia" Lundgren, entrever el oro que reluce entre la piñata de Rourke, partirte ante la vacilada de Güilis, aplaudir la buena forma que de maloso continúa teniendo Roberts, las patadas de Li o encariñarse con el mismo careto de pringado que siempre luce Jason Statham cuando actúa con tíos más chungos que él... no tiene precio. Y Stallone, miserable y oportunista como siempre, nos la ha sabido meter de nuevo. Y yo he disfrutado de una mierda de peli (que lo es, y mucho) como hacía tiempo que ninguna lo conseguía. Y eso es rizar el rizo de una manera magistral porque es justo al final, cuando Sylvester abraza a la chica en vez de besarla, cuando me doy cuenta de que el tipo se ha tomado todo esto muy en serio. Y no me lo puedo creer.

Lo mejor: Rourke, Lundgren y la secuencia del embarcadero (brutal).
Lo peor: la ausencia de Chuck Norris, Van Dame, Steven Seagal, Wesley Snipes, Kurt Russell, Jackie Chan, Vin Diesel y Mel Gibson. Supongo que en la segunda parte (me juego 50 euros con quienquiera a que la habrá) algunos de ellos se animarán a participar. Y reventarán las taquillas.


100 minutos de tiros, hostias, explosiones, desmenbramientos, conversaciones de machos... exactamente lo que me esperaba al entrar a ver esta película.

Gran dirección de Stallone, que (al igual que hizo con Rambo IV), realiza una película de acción cómo debe ser, sin mariconadas, argumento simple, y muchos, muchísimos tiros. Las escenas de ación son muy buenas, se cumple eso de que iba a ser una película de los 80, rodada con los medios actuales; Statham con los cuchillos se sale, Jet Li podría dar más patadas, Terry Crews está brutal con su 'novia', y Stallone a lo Rambo, no hace falta decir más.

Por último decir, que sólo por la escena en la que salen los 3 DIOSES del cine de acción, merece la pena pagar los 7€ de entrada. Es completamente imposible no ver esos 2-3 minutos con una sonrisa en la cara.

Mi puntuación es un 10, sí, un 10 a una película de acción!, aunque no tenga contenido filósofico, argumento trabajadísimo y esas cosas que hacen que los 'listillos' de los críticos no den más de un 6.
Lo mejor: Cumple y supera lo que promete. Tiene la mejor escena en toda la historia del cine de acción, y en ella no se pega ningún tiro.
Lo peor: Por decir algo, podría durar un poco más (más tiempo así para ver más muertes) y Willis podía pegar algún tiro y que falta algún que otro actor mítico.
Stallone ha cumplido su promesa: con estos "mercenarios" recupera fielmente el sabor, tradición y maneras del popular cine de acción que le encumbró como una estrella en los primeros años ochenta, y el cual sustentó el cine comercial hollywoodiense de la época hasta el momento en que los John McClane o Martin Riggs fueron humanizando el concepto del "héroe de acción" de la era Reagan del que tan bien se reía John McTiernan en la notable 'El último gran héroe'. Este tipo de cine violento y áspero, funcional pero dinámico, siempre práctico y amoralmente cuestionable es al que se le rinde un velado homenaje hasta sus últimas consecuencias, retomando sin prejuicio alguno tanto sus pros como sus contras para ofrecer un espectáculo mimético digno del mejor "actioner" de los ochenta... pero en pleno siglo XXI. John Rambo sigue vivo, muy vivo.

Dejando de lado los irrelevantes aunque justificables prejuicios entorno al "fondo" de un argumento por demás irrisorio que podrían enturbiar la efectividad de tan estilizado y eficiente pasatiempo, "Los mercenarios" hace las veces de un alocado e instintivo placer a disfrutar especialmente para paladares con conocimiento de causa merced a su notable carga autorreferencial, y a la que sólo hay que tomar en serio en su apuesta descarnada por satisfacer las necesidades más lúdicas de un público entregado a la acción pura y dura, tarea a la que se aplica con modélica fruición. Desconozco que efecto causará en una platea cuya educación cinematográfica no alcance a ubicar por ejemplo el nombre de Dolph Lundgren, pero la complicidad nostálgica para con el espectador se hace evidente en multitud de momentos, diálogos y fotogramas, ensalzando y dando personalidad a un film tan simple como efectivo. Los 'action man' nunca mueren... tan sólo envejecen.

No deja de resultar ciertamente curioso que lo que hubiera tenido todas las papeletas para ser vilipendiado, rechazado y menospreciado en un momento dado, cuando no obstante hubiera sido "una más", pueda ser ahora aplaudido, respetado y hasta cierto punto incluso considerado casi como un ejercicio de estilo que, apurando los términos, bordea el concepto de "obra de autor". Y es que con el paso del tiempo nos podemos permitir el lujo, el capricho o la molestia de tomar una perspectiva más amplia, abierta, o sencillamente interesada entorno a la dimensión que queramos darle a cualquier propuesta al margen de su impacto inicial. El populista género del "actioner ochentero" siempre fue eminentemente rechazado desde una perspectiva mínimamente exigente negándole la oportunidad de lucir los indudables valores que atesoraba, valores que el aparente reciclaje de ideas al que hay que exponer a cualquier mercado resaltan si bien no como un compendio de virtudes, si al menos como elementos a considerar.
 Sylvester Stallone, en un arranque de piedad, ha refundado sin temor la Orden de Nuestra Señora de la Merced y la Redención de los Cautivos y le ha dado un toque yanqui. Lo ha hecho sin complejos, inspirándose en las piezas teatrales de otro ilustre mercedario: fray Gabriel Téllez, más conocido como Tirso de Molina.

“La obra se configura como un sermón religioso dirigido al público habitual de los corrales de comedias [Kinépolis], por lo que incorpora componentes de la comedia de santos [repartidores de hostias] y del auto sacramental [pieza alegórica con gran aparato escenográfico e intenso contenido doctrinal], y supone una de las cumbres del teatro del Siglo de Oro [Hollywood] por su efectivo [efectista] tratamiento de la tensión dramática y la hondura de sus implicaciones filosóficas.” [cfr. Wikipedia, «El condenado por desconfiado»]

Nuestro Aquiles quirúrgico y cosmético ha decidido dar trabajo a casi todos los titanes del asilo, de Conan a McClane, pasando por el ruso boxeador y Romeo, que debe morir pero no muere.

La filosofía queda para Mickey Rourke (doctor en teología): Mata, mata y mata, pero si al final le salvas el pellejo a una jamona, habrás logrado redimirte. He ahí el credo de los mercedarios. Se me ponen los pelos como escarpias. Platón es una nena y Kant es un huevón. Nietzsche (“Lo que no te mata te hace más fuerte”) es el gurú de esta jauría.

La cinta es una fiesta: incluye un guiño a L’Oréal (porque yo lo valgo) y barra libre de bótox y testosterona. Pero, ojo, sólo para darse a la violencia, que el sexo está proscrito en el geriátrico deluxe. En fin, la peli es lo que es, ¿o qué esperabais?

 "Stallone quiere hacer una película con los grandes del cine de acción" leía hace un tiempo en una web. Poco a poco la idea iba cogiendo forma: Statham, Jet Li, Mickey Rourke... Tiempo después, zarpazo: "Van Damme rechaza el papel por no tener sustancia". Mierda. "Seagal también se cae". Me cago en Dios (aunque Seagal me parezca un capullo, es un clásico).
Poco después fui leyendo avances sobre el argumento: Un grupo de mercenarios son enviados a una misión que consiste en matar a un dictador... Lo esperado. Otra John Rambo (que no me gustó en absoluto), pero con un elenco a lo all star game.
Pues bien. Acabo de verla y nanai. Una película de acción con tiros, peleas, explosiones... si, cierto, pero con mucho más que eso. Una película que cuenta con varias (mini)subtramas. La de Statham, la de Rourke, el tema Lundgren... y con un punto a favor, que aunque no supere los dos minutos, es suficiente para que los que crecimos con esas películas tengamos un orgasmo cerebral: Willis, Schwarzenegger y Stallone compartiendo escena. ¡Maravilloso!.
Además, y aunque esto me cueste varios latigazos, debo añadir que la cara plastificada de Stallone consigue crear expresiones, que Statham le da (como siempre) muchos puntos a nivel artístico dentro de lo que es el cine de acción, que el monólogo de Rourke es excepcional, que hay dos peleas cuerpo a cuerpo impresionantes, y, para finalizar, que Sly dirige con soltura esta obra que acabará por convertirse en clásico, y que ha conseguido crear unos personajes que tienen personalidad. No me malinterpretéis, no son los secundarios de "Uno de los nuestros", pero tienen suficiente fondo como para tener más vida que la que les une a las armas como extensión de su cuerpo.

Ha sido la sorpresa más grata de los últimos tiempos. Me esperaba un pum pum pum, y me he encontrado con que los que disparaban en los 80 y los 90 (o repartían mamporros) han aprendido a hablar.

Leo que Stallone está trabajando en el guión de la segunda parte, y me pregunto: ¿seguirá Van Damme pensando que no hay sustancia? Porque si metemos a Van Damme, y puestos a soñar, a Kurt Russell o a Dios Todopoderoso (AKA Chuck Norris)... nos saldrá la mejor película de acción pura (no contando los títulos bélicos) de todos los tiempos.

Ahora, supongo que vendrá lo de siempre: puristas del cine que hablen del ego de Sly, de que eso no es cine, de que la trama es llana... y mil gilipolleces más. Pero bueno, supongo que a los que nos gusta el cine y no por ello sudamos mierda al ver pelis como esta, nos la pela. Sobretodo porque si no te gustan las pelis de acción, no ves "Los mercenarios", y si no la ves, no puedes opinar. Y si ves una peli de acción, y la criticas por la trama, o no entiendes lo que es el género "acción" o tal vez te guste y no quede bien para tu imagen gafapasta decirlo.
video
 Los mercenarios es una mierda de película, en eso coincidimos todos. Es una basura auténtica.... pero es lo que queremos. Para mí los expendables, es cómo ver el all star de la NBA, quieres ver a los mejores. Pues aquí Stallone te sirve en bandeja a los mejores, y en la segunda parte ni te cuento: añade más leña, bruce willis y swazenager... para la tercera que se estrena en 2013... que nos regalará? igual resucita a bruce lee. `Por hacer quinielas: jackie chan o steven seagal, pueden ser una opción o una aparición de clint eastwood aunque sólo sea 1 minuto. Quién sabe.
El guión... no hay, los dialogos..... los chistes malos, romanticismo.... el sly se saca una medio novia, pero tranquilos, no le dedica ni 1 minuto, lo suyo es la acción. El all star de la acción, un resumen de los tiempos gloriosos de la acción: cero guión, actores malos y muchos tiros.... sólo que aquí, nos sirven en bandeja a los mejores actores de acción, casi nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario