domingo, 30 de septiembre de 2012

MC5

MC5 (abreviatura de motor city Five) es un grupo de rock formado en detroit en 1964, y activo hasta 1972, conformado casi en su totalidad por Wayne Kramer y Fred "Sonic" Smith (en guitarras), Michael Davis (bajo), Rob Tyner (vocales), y Dennis Thompson (batería)
 Tuvieron un comienzo prometedor, conocido especialmente por sus energéticas presentaciones, las que los llevaron a aparecer en la portada de la revista rolling stone en 1968, antes incluso de haber grabado su primer disco. La carrera de los MC5 fue corta, debido a tensiones personales y políticas entre sus integrantes, y fueron largamente olvidados cuando se separaron. Años después de su disolución, sin embargo, los MC5 fueron citados frecuentemente como unas de las bandas americanas más importantes de hard rock de su era, sus tres discos son verdaderos clásicos, y fueron una gran influencia en el hard rock, el heavy metal , y especialmente, el punk rock. Kick Out The Jams, es probablemente su canción más conocida y la más interpretada por otros artistas.
 antes incluso de haber grabado su primer disco.Muy presentes y activos en los días de conflictos raciales de EEUU llegaron a crear su propia asociación denominada White Panthers paralela y hermanada con la mismísima Black Panthers. Aunque los libros datan su existencia hasta 1972, la hermandad y vida en común que ejercían (vivían todos bajo el mismo techo junto a sus mujeres) no se estiráría más allá de finales de década de los 60, de hecho, sus actuaciones en los dos últimos años están llenas de suplencias. La carrera de los MC5 fue corta, debido a tensiones personales y políticas entre sus integrantes, y fueron largamente olvidados cuando se separaron. Años después de su disolución, sin embargo, los MC5 fueron citados frecuentemente como unas de las bandas americanas más importantes de hard rock de su era, sus tres discos son verdaderos clásicos, y fueron una gran influencia en el hard rock, el heavy metal, y especialmente, el punk rock. Kick Out The Jams, es probablemente su canción más conocida y la más interpretada por otros artistas.

Su influencia es inmensa, especialmente en el punk, en el pop guitarrero, en el hard rock y en los sonidos garajeros más sucios y viscerales surgidos en décadas posteriores.
Pero esta fuerza sónica no nace así como así. En los mismos se encuentran reflejos de gente como hendrix, who, los rolling,cream, los troggs o los grandes maestros del rock de los 50, en especial el impetuoso little richard.
Los MC5, creados a mediados de los años 60 en Lincoln Park, estaban compuestos por el cantante y armonicista Rob Tyner (nacido Robert Derminer el 12 de diciembre de 1944, el apelativo de Tyner proviene de un homenaje al pianista de jazz McCoy Tyner), los guitarristas Wayne Kramer (nacido el 30 de abril de 1948) y Fred “Sonic” Smith (nacido el 13 de septiembre de 1949), el bajista Michael Davis y el batería Dennis Thompson.
Previamente, cuando todavían estaban pelándola en el instituto, por el grupo habían pasado el bajista Pat Burrows y el batería Bob Gaspar, quienes pronto abandonaron la banda.

Ya sin espinillas el grupo comenzó a llamar la atención con sus demoledoras actuaciones en vivo en el Grande Ballroom que no pasaron por alto a un tipo espabilado llamado John Sinclair, el de las Panteras Blancas.
Viendo el potencial de MC5, y dentro de su proyecto político anticultural y antisistema, se les ofreció como representante. La banda aceptó y poco después ya estaban metidos en los estudios de grabación para publicar en AMG su primer single en 1966, una versión del tema de los them, tocado también por los Troggs, compuesto por el productor Tommy Scott y Phil Coulter, “I Can Only Give You Everything”.
No tuvieron fortuna y el grupo, afincado ahora en Ann Arbor, una localidad a poco más de media hora de Detroit, tuvo que esperar hasta 1968 para que apareciese su segundo single, “Looking At You”, pieza editada en A2.
Su gran momento fue cuando Elektra contrató a la banda para la grabación de un LP, el mítico “Kick Out The Jams” (1969), disco que recogía sus actuaciones en vivo a finales de octubre de 1968 en el Grande Ballroom.
video

Imprescindible su escucha, a todo volumen, para aprender lo que es la rabia, fiereza y catársis, música salvaje y excitante que deja en bragas a cualquier mindundi o mindundis actuales o pretéritos que se piensan que el rock ha comenzado hace dos días cuando lleva bastantes años en la UVI y financiado por multinacionales.
Torbellinos sónicos, guitarras estruendosas, baterías retumbantes, voces catárticas… Un auténtico festín de devastador rock en temas como “Ramblin’ Rose”, “Kick Out The Jams” (número 82 en el Billboard) o “I Want You Right Now”, pieza en la que se aprecian sus ascendencias de Troggs y Hendrix.
El LP (número 30 en los Estados Unidos) estaba producido por Bruce Botnik, conocido técnico colaborador de gente como los doors, love o losbeach boys.

 tlantic, y optaron por suavizar sus instintos políticos, adaptándose a las necesidades de la nueva generación de adolescentes. 'Back in the USA', que salió en 1970, producido por el crítico de rock John Landau, mostraba señales evidentes de que la operación se había convertido en un compromiso; gran parte de la carga demoledora de MC5 se había perdido y lo que quedaba era demasiado "cuidado" para sus viejos fans, pero todavía demasiado duro para las grandes masas. Aunque el disco no defraudó del todo, mostraba la autolimitación de los objetivos de MC5. Sin la tutela interesada pero atenta de Sinclair, MC5 parecían faltos de orientación. 'Hightime' (1971), su tercer y definitivo álbum, era una prueba tangible de ello: una sección de vientos en algunos temas resquebrajaba aun más su credibilidad. La gira europea del año siguiente resultó un desastre: el grupo se disolvió y todos sus componentes terminaron literalmente en el destierro. Rob Tyner se lanzó a algunos patéticos intentos de reconstruir una banda parecida a MC5; 

Michael Davis y Wayne Kramer terminaron en la cárcel por venta y posesión de estupefacientes. Fred "Sonic" Smith fue el único que intentó, sin mucha suerte, permanecer en el negocio del rock, con su Sonic Rendezvous Band; esta última y Destroy All Monsters pueden considerarse la herencia vital de MC5. En 1979 Fred Smith se casó con la poetisa del rock, Patti Smith, con la cual se fue a vivir fuera de Nueva York. La gran ola de interés causada por la llegada del punk y del propio rock duro, ha mantenido el interés por las apariciones de una banda que, se puede decir sin temor a mentir, ha entrado a formar parte de la historia del rock con un único álbum, sin duda, merecidamente. Otro testimonio, aposteriori, de MC5 es una cinta en directo editada por Roir y titulada 'Babes in arms'. En Francia, donde el culto por MC5 y TheStooges alcanza niveles insospechados, han tenido lugar dudosas operaciones en el límite de la legalidad, introduciendo en el mercado viejos hallazgos de Sonic Rendezvous Band. De Destroy AII Monster sólo hay catalogados tres singles y un álbum.

michael davis, falleció.  jhon sinclair, fundador del partido marxista Panteras Blancas- y lo trasladaron de forma directa y cruda a la atónita audiencia. El resultado de aquel concierto quedó plasmado para siempre en un disco de debut, Kick Out the Jams, en cuyos surcos se percibe como en pocos la peligrosidad que debería ser inherente a toda banda de rock. El grito de guerra que dio inicio al recital, “kick out the jams, motherfuckers!” provocó un veto salvaje al grupo por parte de las autoridades: su disco no se pudo vender en las grandes superficies y su carrera quedó marcada para siempre.


Michael davis, murió en el 2012.


Cuando fallece un artista al que admiras, como periodista experimentas una sensación agridulce y extraña: por una parte disfrutas escribiendo sobre su vida y su carrera; por otra, eres consciente de que se trata de una muy mala noticia. Cuando se juntan, como este fin de semana, dos pérdidas tan tristes como las de enrique sierra y la de michael davis  de mc5, uno se enfrenta además a un pequeño dilema: sobre cuál de los dos escribir. No hay duda de que la popularidad del primero es, en nuestro país, infinitamente superior, lo que provoca que su nombre haya inundado los medios españoles durante este fin de semana. Incluso es posible que muchos lectores no conozcan a MC5. Ambas cosas me han llevado en última instancia a decantarme por ellos. Entremos en materia, pues.
Haga el lector un esfuerzo de teletransportación para situarse a sí mismo en el Detroit de octubre 1969. Concretamente, en el estadio Grande Ballroom, donde una de las más prometedoras bandas del momento está a punto de hacer su aparición. Ni siquiera tienen un disco en la calle, pero ya han sido portada de la Rolling Stone por lo incendiario y salvaje de su sonido. El momento es singular: los Beatles acaban de hacer su última y memorable actuación sobre el tejado de Apple, las protestas contra la guerra de Vietnam crecen en número y el movimiento hippie toca techo con Woodstock, al tiempo que algunos de sus sectores comienzan a radicalizar sus postulados: sólo unos pocos días antes del concierto, la Familia ideada por
Charles Manson había asesinado a sharon tate y otras cuatro personas en Los Angeles. La contracultura florecía, afectando de manera muy especial a la creación artística, fuera cual fuera su naturaleza. Y la música, como no podía ser de otra manera, estaba allí para poner banda sonora a la historia.

MC5 era una salvaje banda de ryhtm and blues que se atrevió a llevar al límite su propuesta, anticipándose varios años a la explosión del punk en cuanto a actitud y sonido. Rob Tyner, Wayne Kramer, Fred Smith, Michael Davis y Dennis Thompson cargaron su música de contenido político -en parte, por la labor de su gurú, el poeta posteriormente encarcelado jhon sinclair, fundador del partido marxista Panteras Blancas- y lo trasladaron de forma directa y cruda a la atónita audiencia. El resultado de aquel concierto quedó plasmado para siempre en un disco de debut, Kick Out the Jams, en cuyos surcos se percibe como en pocos la peligrosidad que debería ser inherente a toda banda de rock. El grito de guerra que dio inicio al recital, “kick out the jams, motherfuckers!” provocó un veto salvaje al grupo por parte de las autoridades: su disco no se pudo vender en las grandes superficies y su carrera quedó marcada para siempre.

Personalmente, siempre me pareció una pena que no se llegase a grabar una versión de estudio de aquel álbum. Seguramente muchas de sus redondas canciones habrían marcado más aún si cabe a varias generaciones y hubieran sonado más en muchos reproductores. Pero el hecho es que escuchar Kick out the jams sigue siendo, hoy por  hoy,  un auténtico viaje en el tiempo:
Tan solo un año después de aquello, y ya desvinculados de John Sinclair, MC5 grabaron el que para un servidor es su mejor álbum, Back in the U.S.A. Mucho más domesticados en todos los sentidos -también en su sonido, lo que les hizo perder cierta pegada- MC5 presentaban una colección de canciones sobresaliente (high school, tonight, call me animal, teenage lust…) que, sin embargo, no obtuvo respuesta del público. Tampoco lo hizo el que se convirtió en su último trabajo, el igualmente influyente y algo más experimental High Times, que puso punto y final a su carrera.

Muchos años después, algunos tuvimos la suerte de disfrutar de su reunión -ya sin su vocalista, fallecido en 1994- como DKT/MC5, en la que volvieron a demostrar su buen estado de forma a pesar de los años junto a cantantes de la talla de Lisa Kekaula (Bellrays) o Handsome Dick Manitoba (The Dictators). Allí estaba también Michael Davis, que nos dejó el pasado viernes a los 68 años de edad, dejando tras de sí una corta pero espectacular carrera y unas frenéticas líneas de bajo.
sin duda una de las bandas malditas del rock, de las menos reconocidas, pero admitiendo que influyeron a muchas bandas, hasta el punto que se le consideran los que inventaron el heavy metal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario